Medicina Veterinaria/Enfermedades parasitarias/Parásitos intestinales

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Saltar a: navegación, buscar

PARÁSITOS INTESTINALES EN LOS GATOS


Existen diferentes tipos de parásitos que pueden vivir y parasitar el tracto gastrointestinal de los gatos. Generalmente los vermes (gusanos o lombrices; redondos o planos) no provocan signos importantes, exceptuando el caso de infestaciones severas en gatos muy jóvenes.

Algunos de estos parásitos son zoonosis y por la tanto, pueden infestar a las personas si bien la importancia clínica de este contagio es mínima.

Otros parásitos protozoos como la Giardia puede infectarlos también y provocar cuadros crónicos de diarrea así como infectar a las personas, en consecuencia es muy importante diagnosticar y tratar adecuadamente a los gatos enfermos de Giardiasis.


¿CUÁLES SON LOS TIPOS DE PARÁSITOS INTESTINALES QUE PUEDEN INFESTAR A LOS GATOS?

Los parásitos intestinales son aquellos que pueden vivir y parasitar el tracto gastrointestinal de los animales. Existen varios tipos de parásitos que pueden infestar a los gatos. Los más conocidos son los vermes ("gusanos" o "lombrices") de los cuales existen dos tipos diferentes que son los redondos (Nematodes) y los planos o tenías (Cestodes).

Otro tipo de parásitos importantes son los protozoos (organismos unicelulares), principalmente Giardias y Coccidios.


¿CÓMO PUEDEN CONTAGIARSE LOS GATOS POR VERMES?

Los dos Nematodes más frecuentes e importantes en los gatos son Toxocara cati y Toxocara leonina. Los huevos de estos parásitos salen en las heces de los gatos parasitados y así pueden infestar transmitirse al ser ingeridas por otro gato.

Otra vía de contagio es mediante la ingestión de pequeños roedores que previamente habían ingerido heces de gato con huevos de parásitos. En el caso de Toxocara cati también se da el contagio de la madre (que posee larvas en algunos tejidos de su organismo en forma subclínica) a los gatitos, a través de la leche. De esta manera muchos gatitos son parasitados ya a edad muy temprana a través de su madre.

Los Cestodes (parásitos planos o tenías) más frecuentes en los gatos son Dypilidium caninum y Taenia taeniaformis. El primer tipo se contagia a través de la ingestión de pulgas que previamente habían ingerido los huevos de la tenía. En consecuencia, la presencia de estos parásitos en los gatos nos alerta de la presencia de pulgas en el gato y/o ambiente. Taenia taeniaformis es menos frecuente pero debe tenerse en cuenta en los gatos de vida libre que cazan roedores ya que el contagio se produce por la ingestión de roedores parasitados.


¿CÓMO SE CONTAGIAN LOS GATOS DE PROTOZOOS?

La presencia de Giardia es relativamente frecuente en el ambiente y muchos gatos adultos pueden ser portadores del parásito sin manifestar ningún tipo de signos. El contagio suele producirse por el contacto con heces o agua o alimentos contaminados con heces con quistes de Giardia.


¿QUÉ SIGNOS CLÍNICOS PUEDEN TENER LOS GATOS PARASITADOS CON LOMBRICES?

La mayoría de gatos, especialmente gatos adultos, pueden no presentar signo alguno de enfermedad. Por el contrario, los gatos jóvenes parasitados con un gran número de Nematodes pueden manifestar signos clínicos graves de vómitos, diarrea, adelgazamiento y retraso en el crecimiento.


¿QUÉ SIGNOLOGÍA PUEDE PROVOCAR LA INFESTACIÓN POR GIARDIA?

Las infestaciones por Giardia lamblia son una causa importante de diarrea aguda y crónica en los gatos. En todos los casos de diarrea en los gatos deben realizarse los análisis oportunos para confirmar o descartar la presencia de este parásito.

Las infestaciones crónicas y severas pueden producir cuadros importantes de diarrea crónica, adelgazamiento y malabsorción de los alimentos.

En ocasiones, es difícil encontrar las Giardias en los análisis de heces y por lo tanto, es frecuente tratar a los gatos sospechosos de estar infestados aunque los análisis sean negativos.


¿QUÉ PARÁSITOS SUPONEN UN RIESGO PARA LAS PERSONAS?

Especialmente en niños la ingestión de huevos de Toxocara cati puede producir una enfermedad importante conocida como larva migrans en la que las larvas del parásito se depositan en diferentes tejidos del organismo y pueden causar problemas graves, aunque esto ocurre con una frecuencia muy baja.

Dipylidium caninum puede afectar potencialmente a las personas, si bien esto requiere la ingestión de pulgas, lo cual es poco probable.

La Giardiasis es una enfermedad que puede afectar a las personas y por lo tanto, los gatos infestados no tratados suponen un riesgo para las personas.


¿CÓMO SE TRATAN?

Existen numerosos productos comerciales para una desparasitación completa y efectiva en los gatos. Los fármacos más utilizados en los gatos son el Pamoato de Pirantel, el Fenbendazol, Praziquantel y Oxibendazol.

Debe consultarse con el veterinario qué producto es más efectivo para cada tipo de parásito.

Los gatos con Giardiosis deben ser tratados con Metronidazol o bien con Fenbendazol y asegurarse que la curación es completa y definitiva después del tratamiento.