Manual básico de primeros auxilios/El botiquín

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Saltar a: navegación, buscar

EL BOTIQUÍN DE PRIMEROS AUXILIOS

Es importante tener una serie de materiales y medicamentos básicos a mano para practicar los primeros auxilios. Hay que revisar habitualmente este botiquín y retirar los productos caducados o estropeados reponiéndolos inmediatamente. Podemos adaptar la composición de nuestro botiquín dependiendo del tipo de trabajo o actividad que se lleve a cabo en el lugar.

Hay que tener en cuenta, que en un botiquín solo debe de haber utensilios y material o medicamentos que cualquiera sepa utilizar. En un botiquín doméstico se pueden guardar medicamentos que tenga que utilizar en caso de emergencia algún enfermo crónico que viva en la casa como un broncodilatador para alguien que padezca asma bronquial, pero aparte de este tipo de casos y como norma general, los medicamentos que han sido utilizados por alguien del hogar en algún momento no se almacenarán en el botiquín. Además, la gran mayoría de las pomadas y jarabes se estropean al poco tiempo de ser abiertos a menos que se almacenen adecuadamente en una nevera. Estos medicamentos es mejor depositarlos en los contenedores de recogida que hay en las farmacias.

No es buena idea tener el botiquín en la cocina o el cuarto de baño ya que debe de estar en un sitio donde no haya mucha humedad. Tampoco debemos incorporar a un botiquín un medicamento o instrumento que no sepamos utilizar y siempre debemos de mantenerlo lejos del alcance de los niños para evitar disgustos. Es recomendable tener en algún lugar del botiquín un papel con los números de teléfono para emergencias, por ejemplo una pegatina en el interior de la puerta en caso de ser un pequeño botiquín de pared donde vengan los números de los bomberos, ambulancias, policía, servicio de toxicología, etc.

Normalmente en casa es recomendable tener:

  • Apósitos de gasa esterilizada envueltos por separado para limpiar y cubrir heridas (preferiblemente de 20x20).
  • Rollo de tela adhesiva o esparadrapo de 2,5 cms.
  • Esparadrapo antialergénico de papel.
  • Caja de apósitos adhesivos (tiritas, etc).
  • Paquete de algodón.
  • Vendas de gasa de 5 cms empaquetadas (entre 4 y 6 unidades).
  • Vendas de gasa de 10 cms empaquetadas (entre 4 y 6 unidades).
  • Vendas elásticas de 10 cms empaquetadas (entre 2 y 4 unidades).
  • Termómetro bucal.
  • Tijeras afiladas de puntas redondeadas.
  • Pinzas o tenazillas de punta fina.
  • Bolsa de agua caliente.
  • Bolsa de agua fria o de hielos.
  • Linterna (siempre con pilas cargadas).
  • Guantes desechables de látex o plástico.
  • Si es posible un dispositivo de barrera para hacer el boca a boca.
  • Un frasco de agua oxigenada.
  • Antiséptico suave para heridas leves (povidona yodada o similar).
  • Alcohol de 80º (para desinfectar objetos).
  • Vaselina u otro ungüento neutro similar.
  • Frasco pequeño con espíritu de amoníaco.
  • Carbón activado en polvo para absorber venenos ingeridos.
  • Bicarbonato de sodio.
  • Jarabe de ipecacuana para provocar vómitos.
  • Ampollas de dosis individual de colirio (ya que un frasco se estropea a los pocos días de ser abierto y entonces es perjudicial usarlo).
  • Espray o gel antiinflamatorio de acción tópica.
  • Comprimidos de algún analgésico sin receta.
  • Jabón neutro antiséptico.


Un par de ejemplos de botiquínes adaptados a una serie de circunstancias es incorporar una manta térmica (aluminizada) a el botiquín de un coche para abrigar a los posibles heridos, o un kit para extracción de veneno de serpiente en el caso de un campamento o excursión.