Impactos ambientales/Procesamiento de pulpa, papel y madera

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Saltar a: navegación, buscar

Esta categoría incluye todos los proyectos de fabricación que tienen que ver con la producción de papel: periódico, kraft, suave o cartón.

Se puede dividir la fabricación de pulpa y papel en dos etapas:

  • la producción de pulpa con una gran variedad de fibras provenientes de la madera, u otras plantas, o, en un volumen cada vez mayor, del papel reciclado; y,
  • fabricación de productos de papel. Se utilizan cantidades menores de fibras sintéticas para papeles especiales.

La producción de papel puede realizarse conjuntamente con la producción de pulpa (fábricas de papel integradas), o separadamente, en cuyo caso, se compra la pulpa de las fábricas respectivas del país, o se la importa. En los países industrializados, la capacidad de las fabricas de pulpa rara vez es menor de 500 toneladas de pulpa por día. En los países en desarrollo, pueden ser de 50 toneladas por día o mes.

Los procesos de producción de pulpa son mecánicas, termomecánicas y químico-termo-mecánicas, o químicas, utilizando el proceso sulfito, kraft o kraft/sulfito. El proceso kraft es el dominante debido a su versatilidad y flexibilidad. Algunas de las plantas más antiguas emplean el proceso sulfito, que predominó hasta 1935, porque en ese tiempo se consideraba que la pulpa de sulfito era más barata y más fácil de producir que la de kraft.

En una fábrica de papel integrada, la lechada de pulpa se transporta por tubería directamente a las máquinas de papel. Las fábricas no integradas utilizan pulpa seca, mayormente. Se mezcla la pulpa seca con agua antes de introducirla a la fábrica de papel.

La madera es la materia prima fundamental para la producción de pulpa, pero se emplean, además, fibras vegetales como: paja, bagazo, rafia brava, papiro, sisal, lino, yute, etc. El papel de desecho es una materia prima cada vez más importante, especialmente para la producción de papel periódico y ciertos papeles de seda, papel de cartas, revistas y cartón. El único tratamiento químico que se requiere, es la eliminación de la tinta, porque la mayoría del papel reciclado se reduce a pulpa mecánicamente.

Las fábricas de pulpa, a menudo, se instalan cerca de su fuente de materia prima, a saber, los bosques. Es importante manejar el bosque adecuadamente para asegurar que se tenga un suministro uniforme y sostenido de madera, y, también, porque la explotación de la madera es una de las operaciones más difíciles y peligrosas de la industria de papel.

Impactos ambientales potenciales[editar]

Las fábricas de pulpa y de papel que fueron construidas antes de 1970, fueron planificadas bajo un clima económico y social muy diferente del actual. El mayor costo de la construcción, las materias primas y la energía, y la conciencia mucho más amplia del medio ambiente, han afectado las filosofías de diseño y operación de la industria de pulpa y papel.

Los impactos negativos sobre el medio ambiente (p.ej., la degradación de los bosques naturales y tropicales), como resultado del uso de los recursos ligníferos para alimentar las fábricas, ha causado graves problemas de erosión del suelo, manejo de cuencas hidrográficas y pérdida o degradación del hábitat forestal. Al convertir los bosques al monocultivo, las plagas pueden expandirse incontrolablemente. Este método requiere pesticidas y/o herbicidas, los mismos que causan efectos toxicológicos en los organismos beneficiosos.

Asimismo, la explotación de la madera puede causar graves impactos ambientales y de salud. Es una de las ocupaciones más peligrosas y, si no existe adecuada supervisión, puede afectar la fertilidad de la tierra, y promover la erosión del suelo, aumentando la turbiedad de los ríos, lagos y esteros. Además, pueden haber cambios químicos en el agua, si se permite que los desechos de la madera, la corteza y la basura se descompongan allí

Las fábricas de pulpa y papel emplean grandes cantidades de agua durante el proceso de preparación de la madera mediante la remoción húmeda de la corteza. Si bien, físicamente, es la manera más eficiente para quitar la corteza, disminuir las pérdidas de madera y reducir la cantidad de tierra que trae, el gasto más elevado para controlar las aguas servidas, y el valor calórico más bajo de la corteza húmeda, constituyen las razones principales para cambiar, actualmente, de la remoción húmeda de la corteza, al proceso seco. Los parámetros más importantes que se relacionan con el control de la contaminación durante la remoción húmeda de la corteza son los Só1idos Totales Suspendidos, la Demanda de Oxigeno Bioquímico, el pH, el color, y la toxicidad.

Al utilizar las fibras no ligníferas, como paja, rafia brava y bagazo, se elimina el problema de la corteza, pero se requiere un pretratamiento de lavado para eliminar la tierra, arena, y la médula del bagazo. Todos los diferentes procesos de reducción a pulpa generan corrientes sustanciales de aguas servidas, que tienen que ser tratadas y tanto como sea posible, recicladas; la mayoría de los procesos producen contaminación atmosférica.

Pulpa de kraft y soda[editar]

Los efluentes del proceso de reducción a pulpa que emplean kraft y soda, consisten en el licor gastado y los condensados contaminados. A menudo, se procesa el condensado para obtener aguarrás, un subproducto valioso; este tiene que ser tratado antes de descargarlo, empleando separación con aire o vapor. Si bien, la separación con vapor es más costosa, con frecuencia, es más popular que el procedimiento que utiliza el aire, porque los volúmenes de gas que tienen que ser manejados son mucho más pequeños. Puede ser un grave problema el control de los olores. Los componentes principales del condensado son compuestos tóxicos y reducidos de azufre y metanol. Si se utiliza una operación adicional de blanqueo con cloro, esto puede aumentar la toxicidad del condensado. Al emplear un blanqueo oxidante, en cambio, se reduce la toxicidad y el color del efluente.

El "licor negro" que se produce durante el lavado de la pulpa, tiene que ser concentrado mediante evaporación y quemado, posteriormente. Para este proceso, se debe emplear un evaporador a vapor de múltiples etapas. Debido a las importantes emisiones de sulfuro de hidrógeno que se producen, hay que desalentar el uso del método más antiguo de evaporación directa con gases de escape. El azufre se elimina como disulfuro de sodio, y se trata separadamente con soda cáustica, para reciclarlo, principalmente, como bicarbonato de sodio.

Las emisiones gaseosas del proceso kraft y soda, consisten en compuestos de azufre, compuestos orgánicos, dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno. Especialmente, los compuestos de azufre pueden causar graves problemas de olores. Hay que recolectar y lavar los gases muy cuidadosamente. La caldera de recuperación o el horno donde se quema el licor gastado pueden ser importantes fuentes de partículas, al igual que el tanque de disolución de 'smelt' y el horno de cal.

Pulpa de sulfito[editar]

Los efluentes y emisiones que produce el proceso sulfito de reducción a pulpa, son diferentes de los que produce el proceso kraft. Se evapora el licor gastado y éste se quema en el horno de recuperación; el dióxido de azufre que se produce es absorbido por el sistema de recuperación química. Dependiendo de la solución básica de sulfito que se utilice, se puede recuperar y reciclar el sodio y el magnesio; sin embargo, el calcio y el amoníaco causan problemas. Se oxida el amoniaco en el horno para formar nitrógeno y óxidos del mismo.

La contaminación atmosférica que produce el proceso sulfito es algo diferente del sistema kraft. El contaminante principal es dióxido de azufre, y éste requiere que se diseñe cuidadosamente el sistema de preparación del ácido y el alivio del gas de digestión, a fin de evitar la contaminación atmosférica.

Pulpa mecánica y termomecánica[editar]

Los procesos de pulpa mecánica y termomecánica utilizan madera blanda, principalmente. Son los procesos más simples para producir pulpa de madera, y la cantidad total de desechos es mucho menor que la de los procesos químicos. La reducción mecánica convierte el 90 o 95 por ciento de la madera en pulpa, comparado con aproximadamente el 50 por ciento para el proceso kraft. La contaminación atmosférica es mínima y la contaminación hídrica depende principalmente del tipo de madera que se utiliza; consiste en carbohidratos, lignina, extractos, ácido acético, ácido fórmico, metanol y ceniza. La toxicidad y la Demanda de Oxígeno Bioquímico se originan de los sólidos solubles en agua, como ciertos carbohidratos, extractos y soluciones inorgánicas que provienen del contenido de las celdas y del proceso de putrefacción.

Fabricación de papel[editar]

La fabricación de papel requiere grandes cantidades de agua, la mayor parte de la cual puede ser reciclada después de tratarla. Las características de los efluentes varían de una fábrica a otra, dependiendo del grado de reciclaje del agua, el tipo de papel que se produce, el tamaño de la fábrica, y la materia prima que se emplea. Los contaminantes podrán ser sólidos suspendidos y sustancias disueltas, provenientes de las fibras de la madera y los aditivos empleados en la producción del papel.

Temas especiales[editar]

Contaminación atmosférica[editar]

Los principales problemas de contaminación atmosférica que tienen las plantas de pulpa se relacionan con los compuestos malolientes de azufre, cuyos niveles de umbral para detección son extremadamente bajos (1 y 10 partes por billón). Estos gases se producen principalmente en las plantas del proceso kraft, y emanan de los siguientes equipos: válvulas de alivio y de seguridad del digestor, campana de lavado al vacío y desfogues del tanque sellado, respiraderos calientes del evaporador de multiples etapas, ductos del horno de recuperación, tanques de disolución de 'smelt', desfogues del apagador o del tanque de oxidación del licor negro, y dispositivos de tratamiento de las aguas servidas. Para prevenir el escape de los gases azufrados, el diseño debe recolectar todos los gases producidos, incluyendo las fugas casuales; asimismo, debe haber un sistema de incineración adecuado y lavado de gases de escape.

Otra preocupación que se presenta durante el diseño de la planta se relacionan con las emisiones de cloro provenientes de los desfogues de los tanques, filtros de lavado, y alcantarillas, que ocurren durante las operaciones de blanqueo de la pulpa.

Sistemas de efluentes[editar]

Aquí, los principales problemas se relacionan con la alta Demanda de Oxígeno Bioquímico y Químico del agua que se descarga de la planta y el efluente del licor negro. Todas las plantas de pulpa (químicas y mecánicas) requieren que las aguas del proceso y lavado se traten adecuadamente para bajar los valores de la Demanda de Oxígeno Bioquímico y Químico, antes de verterlas a las aguas de recepción. Los sulfuros o sulfitos que contiene el efluente tienen que ser oxidados a sales de sulfato, y el color debe ser reducido a un nivel aceptable. Se puede reducir con anticipación el nivel de los sólidos totales suspendidos mediante coagulación, floculación, sedimentación y, de ser necesario, filtración.

Desechos sólidos[editar]

La preparación de la madera para uso en una planta de pulpa genera una gran cantidad de desechos sólidos: la extracción de la madera, incluyendo la tala de los árboles, y remoción de las ramas, corteza, tierra, arena o piedras. El diseño del proyecto debe incluir la eliminación adecuada de estos desechos. Las otras fuentes de desperdicios sólidos incluyen el material rechazado por la malla y el recausticador, lodos de las aguas servidas, papel defectuoso y basura. Asimismo, la ceniza de la caldera puede constituir hasta la cuarta parte de todos los desechos sólidos. Donde sea posible, se deben quemar los desechos sólidos y recuperar el calor residual. A menudo, los desperdicios sólidos deben ser desecados antes de quemarlos.

Con frecuencia en la práctica, la fábrica de pulpa funciona junto a un aserradero. Se pueden utilizar los desechos ligníferos adicionales, producidos por el aserradero, para calentar las calderas, y el aserrín y astillas de madera pueden servir para hacer aglomerado y hojas prensadas.

Aproximadamente el 75 por ciento de los desechos sólidos son orgánicos; si no se queman, tienen que ser eliminados adecuadamente para no sobrecargar el medio ambiente. Como los desechos tóxicos y peligrosos que se vierten al relleno pueden degradar los recursos de agua freática, se debe planificar su eliminación correcta desde el inicio. Puede ser necesario revestir el depósito y monitorear, permanentemente, la calidad de los lixiviados (Para mayor información ver el capítulo sobre los "Sistemas de Recolección y Eliminación de Desechos Só1idos").

Está aumentando el interés, en los países en desarrollo, en el uso de las fibras no ligníferas en la industria de pulpa y papel. Se están estableciendo fábricas pequeñas que utilizan principalmente la paja de arroz y trigo, cáñamo, bagazo, rafia brava y yute, entre otros materiales. Desde el punto de vista del medio ambiente, la diferencia más importante entre las materias primas ligníferas y no ligníferas, es el alto contenido de ceniza que contienen las últimas; esto puede crear mayores problemas para la eliminación de los desechos sólidos.

Reducción de los desechos[editar]

La producción de pulpa y papel emplea grandes cantidades de agua de lavado y para atenuar la contaminación. A fin de reducir la demanda de agua de afuera, la fábrica de pulpa y papel debe tratar las aguas servidas, y si su calidad lo permite, reciclarlas en el proceso. Para facilitar el reciclaje, se deben mantener separadas las corrientes altamente contaminadas, y no mezclarlas con las que tienen un menor concentración de contaminantes.

Se debe reducir al mínimo la eliminación de desechos sólidos. Pueden ser utilizados en la fábrica como combustibles para producir vapor, aunque esto puede requerir el uso de ciclones y equipos para lavar los gases.

Alternativas del proyecto[editar]

Selección del sitio[editar]

Los temas generales que requieren consideración en la selección de sitios para las plantas industriales se analizan en la sección: "Ubicación de Plantas y Desarrollo de Parques Industriales." La naturaleza de la producción de pulpa y papel requiere que se dé especial atención al suministro de las materia prima; por eso, debe haber una fuente segura de madera cerca de la planta. Hay que identificar los bosques donde se obtendrá la madera y considerar los impactos ambientales durante la etapa de diseño.

Otro factor crítico relacionado con la selección del sitio se refiere a la ubicación de las ciudades y poblaciones cercanas. Dependiendo de la dirección de los vientos predominantes, se debe situar la fábrica de papel a favor del viento de las ciudades y poblaciones.

Son inapropiadas las aguas de recepción cuya calidad o capacidad sea insuficiente, para aceptar los efluentes bien tratados.

En algunos países en desarrollo, la agroindustria ha fomentado cooperación entre los agricultores y la industria de pulpa y papel, de tal modo que se siembran y se mantienen los árboles, y al mismo tiempo se producen cultivos en las áreas de terreno que han sido desbrozadas. Algunos de estos países esperan obtener, cada año, hasta el 40 por ciento de su madera de pulpa de estos arreglos de "agro forestación"; esto afectará la selección del sitio.

Finalmente, el manejo de las cuencas hidrográficas puede tener un efecto importante en la selección del sitio. Las políticas ambientalmente aconsejables con respecto a la explotación forestal y manejo de cuencas hidrográficas se presentan en los capítulos: "Manejo de Bosques Naturales" y "Desarrollo de Cuencas Hidrográficas".

Procesos de fabricación[editar]

Existen varias alternativas para fabricar pulpa para papel, pero éstas se reducen, cuando es necesario producir ciertos tipos y calidades específicos de papel. Cada proceso se desarrolla de tal manera que cumpla con los criterios específicos de desempeño y apariencia, así como los objetivos económicos. La implementación de cualquiera de los procesos significa desechos para el medio ambiente; sin embargo, el proceso varía según la calidad y cantidad de los contaminantes atmosféricos, efluentes y desechos sólidos que se producen. Durante la etapa de diseño, las características del producto final, limitaciones tecnológicas y objetivos ambientales definen las alternativas viables que han de ser consideradas. Por ejemplo, si la calidad que se requiere es la de papel periódico, entonces, dependiendo del tipo de madera que esté disponible, puede ser suficiente el proceso de pulpa mecánica, y el impacto sobre el medio ambiente será menor. Otra opción puede ser el reciclaje de periódicos y otros tipos de papel.

Se han inventado nuevos procesos para reducir los desperdicios, y algunos ya están en operación. Uno de estos es la producción de pulpa a oxígeno, un proceso en el que no se utiliza ningún compuesto de azufre, y no hace falta clorinación para blanquear la pulpa. Si bien, la calidad del papel todavía no se iguala a la del proceso kraft, la investigación adicional puede eliminar esta desventaja. Otro desarrollo es el método Ranson, que es un proceso kraft que emplea un sistema cerrado.

Durante la fase del diseño, se debe analizar el uso de subproductos de otras industrias, por ejemplo, astillas de madera para hacer aglomerado, desperdicios de la madera para fabricar hojas laminadas, desechos sólidos no peligrosos para los productos agrícolas, etc. En este respecto, puede ser muy eficiente segregar los desechos en la fuente, para facilitar el funcionamiento de los sistemas de reutilización de desperdicios. Hay que separar los siguientes tipos de desechos: lodos fibrosos, lodos químicos inorgánicos, corteza, desechos de madera, ceniza, aceite, químicos peligrosos, chatarra, y lodos biológicos. Es especialmente importante separar de los desperdicios bultosos, los desechos que contienen químicos peligrosos.

Control de la contaminación atmosférica[editar]

Dependiendo del proceso y su ubicación, uno o más de los siguientes métodos pueden ser necesario para lograr un nivel de emisiones atmosféricas que sea aceptable:

  • precipitadores electroestáticos;
  • lavadores;
  • ciclones;
  • eliminador de neblina, de malla de alambre;
  • filtros;
  • incineración;
  • separación a aire o vapor;
  • oxidación de fase líquida;
  • absorción.

Control de la calidad del agua[editar]

Las opciones para el tratamiento de las aguas servidas y de enjuague incluyen las siguientes:

  • tratar y reutilizar el agua
  • secar los lodos
  • evaporación
  • sedimentación, floculación y filtración
  • neutralizar las aguas servidas ácidas o alcalinas;
  • uso agrícola
  • desnitrificación

Administración y capacitación[editar]

Los impactos negativos potenciales sobre la calidad del aire y el agua de los procesos kraft, soda y sulfito, requieren apoyo institucional para asegurar el manejo eficiente del control de la contaminación. Entre el personal de planta debe haber un ingeniero capacitado en tecnologías de control de la contaminación del aire y agua, y monitoreo. A menudo, y a solicitud, los fabricantes proveer la capacitación necesaria en cuanto a la operación y mantenimiento de los equipos. Se deben establecer los procedimientos normales de operación y mantenimiento de la planta, para que sean implementados por la gerencia. Estos deben incluir la operación de los equipos que controlan la contaminación, requerimientos en cuanto al monitoreo de la calidad del aire y el agua, y directrices con respecto a la notificación de las autoridades competentes y paralización de la planta u otras respuestas en el caso de falla de los equipos de control de la contaminación,

Se deben establecer e implementar normas de salud y seguridad para la planta. Deben incluir las siguientes:

  • Provisiones para prevenir y responder a las fugas casuales de químicos peligrosos (como cloro, amoníaco, sulfuro de hidrógeno), y derrames de soluciones y corrientes de desechos que contengan químicos peligrosos (ácido sulfúrico, sulfitos, hipocloritos, peróxidos);
  • Procedimientos y monitoreo para mantener el nivel de exposición en los vapores y gases, a cualquiera de estos químicos, más bajo que los limites establecidos por el organismo nacional de control;
  • Un programa de exámenes médicos rutinarios;
  • Capacitación permanente sobre la salud y la seguridad en la planta, y buenas prácticas de limpieza ambiental; (Para mayores detalles y análisis, ver el capítulo: "Manejo de Peligros Industriales" y Occupational Health and Safety Guidelines ya citado)

Se deben fijar normas para las emisiones y efluentes de la planta, en base a los reglamentos nacionales, si existen; caso contrario, deben fundamentarse en los lineamientos de los países más avanzados en los controles ambientales. Las agencias gubernamentales que tienen la responsabilidad de monitorear e implementar las normas, deben disponer de la autoridad y capacidad que se requieren para hacerlo. La evaluación ambiental debe incluir una valorización de la capacidad nacional y local, y recomendar la incorporación, en el proyecto de los elementos adecuados de asistencia técnica.

Monitoreo[editar]

Hay que implementar planes de monitoreo para la planta y el sitio. En general, sin embargo, las plantas de pulpa y papel deben monitorear los siguientes aspectos:

  • opacidad del gas de la chimenea;
  • emisiones de partículas, cloro, amoníaco (si va a ser utilizado), dióxido de azufre, compuestos orgánicos de azufre, (sulfuro dimetilico, disulfuro dimetílico), dióxido de azufre, óxidos de nitrógeno;
  • calidad del aire del lugar de trabajo con respecto a las mismas sustancias químicas;
  • calidad del aire ambiental alrededor de las plantas, según los contaminantes y olores pertinentes;
  • parámetros del proceso que comprueban la operación de los equipos de control de la contaminación atmosférica;
  • calidad de las corrientes de desechos, según el pH, sólidos totales suspendidos, sulfuros, amoníaco, Demanda de Oxigeno Bioquímica y Químico;
  • las aguas de recepción, río abajo, y las descargas permitidas de aguas lluvias, según su contenido de oxígeno disuelto y los contaminantes correspondientes, que incluyen las partículas y el pH;
  • las áreas de trabajo de todas las plantas, a fin de controlar los niveles de ruido;
  • las áreas de acopio de desechos sólidos, para detectar la presencia de contaminantes en el escurrimiento, infiltración y lixiviados (el depósito debe ser forrado);
  • inspección para verificar el cumplimiento de los procedimientos de seguridad y de control de la contaminación;

El plan de manejo forestal debe especificar el monitoreo de las prácticas de explotación forestal, para asegurar que se cumplan los reglamentos ambiéntales. (Para mayor información ver el capítulo sobre "Explotación Forestal".)

Potenciales impactos negativos - Medidas de atenuación[editar]

Impactos Negativos Potenciales Medidas de Atenuación
Directos: Selección de Sitio -
1. Ubicación de la planta en o cerca de los hábitat frágiles: manglares, esteros, humedales y arrecifes de coral.
  • Ubicar la planta en una área industrial, de ser posible, a fin de reducir o concentrar la carga sobre los servicios ambientales locales y facilitar el monitoreo de los efluentes.
  • Integrar la participación de las agencias de los recursos naturales en el proceso de la selección del sitio, a fin de estudiar las alternativas.
2. Ubicación junto a un río, causando su eventual degradación
  • El proceso de selección del sitio debe examinar las alternativas que reduzcan los efectos ambientales y no excluyan el uso beneficioso de la extensión de agua.
  • Las plantas que producen descargas líquidas no deben ubicarse sino en los ríos que tengan la capacidad adecuada para absorber los desechos de los efluentes tratados.
3. La ubicación puede causar serios problemas de contaminación atmosférica en el área local.
  • Ubicar la planta en una zona que no esté sujeta a inversiones, ni atrapamiento de contaminantes, y donde los vientos predominantes se dirijan hacia las áreas relativamente despobladas.
Directos: Operación de la Planta -
4. El manejo forestal es inadecuado o no existe, el resultado es la erosión del suelo y reducción de los bióticos.
  • Se aplican los pesticidas en forma incontrolable, causando efectos toxicológicos en los organismos beneficiosos y cambios indeseables en los ecosistemas forestales.
  • Durante la fase de diseño del proyecto, preparar un plan de manejo forestal basado en un estudio del impacto ambiental.
  • No escoger como fuente de madera, las reservas de bosques primarios (para mayores detalles, ver loscapítulos: “Manejo de Bosques Naturales” y “Bosques Tropicales”).
5. Liberación de desechos gaseosos
  • Dióxido de azufre
  • Compuestos de azufre total reducido (ATR)
  • Partículas
  • Compuestos orgánicos tóxicos (p.ej., cloro sulfuro de hidrógeno)
  • Dióxido de Azufre
    • Controlarlo mediante las operaciones adecuadas, p.ej. el horno de recuperación de licor.
    • Seleccionar los combustibles auxiliares apropiados
    • Desulfurizar el combustible, lavar el gas de escape, y modificar el proceso.
  • Compuestos de Azufre Reducidos
    • Colectarlos con múltiples, lavarlos con una solución alcalina, luego quemarlos.
  • Partículas
    • Removerlas con los evaporadores-lavadores, ciclones o precipitadores electroestáticos.
  • Toxinas Atmosféricas
    • Prevenir/controlar las fugas mediante el diseño del proceso

6. Descarga de desechos líquidos en las extensiones de agua: Los contaminantes convencionales están causando los siguientes impactos:

    • cambios en el pH y la toxicidad;
    • sólidos disueltos y suspendidos;
    • eutrofización;
    • espuma y telilla;
    • crecimiento de légamo;
    • efectos térmicos;
    • cambios de sabor, color y olor;
    • contaminación de la carne de pescado;
    • presencia de toxinas como triclorofenol, pentaclorofenol y cinc.
  • Medidas de operación y limpieza de la planta:
    • Lavar la pulpa, recuperar los químicos y fibras, tratar y reutilizar las corrientes seleccionadas de desechos, recolectar los derrames, y prevenir las descargas accidentales de los tanques de acopio.
    • Monitorear las alcantarillas, canales de drenaje, y descargas, para asegurar que se tenga una advertencia oportuna en el caso de que ocurran derrames.
    • Equilibrar la carga sobre las instalaciones de tratamiento utilizando recipientes de almacenamiento y otras medidas.
    • Reciclar el agua que se emplea para remover la corteza
  • Tratamiento externo de los efluentes:
    • Primario-recipientes de sedimentación, clarificadores por gravedad y flotación con aire disuelto.
    • Secundario-piscinas de oxidación, filtración por goteo, laguna aireada, lodo activado, riego, recipiente de sedimentación (para eliminar los lodos biológicos) y clarificador secundario
    • Controlar las toxinas empleando químicos menos nocivos, o no tóxicos.
7. Eliminación de los desechos sólidos en la tierra;
  • Lixiviación subterránea, contaminando del agua freática y superficial.
  • Destrucción de las áreas ecológicamente frágiles, como pantanos y otros humedales.
  • Proliferación de roedores, animales que se alimentan de la carroña, e insectos perjudiciales para la salud humana.
  • Incendios, peligros para la salud y condiciones desagradables
  • Reducirlos y segregarlos en la fuente, utilizar los subproductos, implementar la planificación y manejo adecuado de los depósitos de desechos, utilizando forros con sistemas de recolección del agua de escurrimiento y los lixiviados (Ver el capítulo: “recolección de Desechos Sólidos y Sistemas de Eliminación”).
8. Incineración de los lodos.
  • Secarlos mediante filtración al vacío y utilizar acondicionamiento químico para preparar los lodos para incineración.
  • Incineradores:
    • desechos solamente;
    • quemar en el hervidor de la corteza;
    • quemar en la caldera de energía eléctrica;
9. Efectos para la salud de los trabajadores debido a los siguientes factores:
  • Operaciones especiales de la fábrica de pulpa, tales como la preparación de los troncos (astillamiento y molienda.
  • Manejo y almacenamiento de la madera de pulpa, astillas, y otras materias primas.
  • procesos químicos empleados para fabricar la pulpa, blanquearla, y preparar la materia prima.
  • El manejo de los licores gastados y operaciones de la sala de máquinas, incluye polvo, humos y gases; el uso de los equipos especiales: desfibradoras, cizallas, cortadores, equipos móviles pesados, etc.
  • La instalación debe implementar un Programa de Seguridad y salud diseñado para cumplir lo siguiente:
    • identificar, evaluar monitorear y controlar los peligros para los empleados;
    • diseñar procedimientos de operación seguros;
    • dar capacitación en las prácticas de seguridad y manejo de emergencias;
10. Se alteran los modelos de tránsito, creando ruido y congestión, causando serios peligros para los peatones debido al uso de camiones
  • La selección del sitio puede atenuar algunos de estos problemas;
  • Se debe hacer un análisis del transporte durante el estudio de factibilidad del proyecto para seleccionar las mejores rutas y reducir los impactos;
  • Establecer reglamentos para los transportistas y diseñar planes contingentes de emergencia para reducir el riesgo de accidentes;

Referencias[editar]

  • Banco Mundial. 1980. Environmental Considerations in the Pulp and Paper Industry. Office of Environmental Affairs. Washington D.C.: Banco Mundial.
  • Htun, N. 1982. International Trends in Environmental ManaL ement in the Pulp and PaDer Indugtry. Bangkok, Tailandia: Technical Association of the Pulp and Paper Industry Press.
  • Jensen, W. 1986. "Environmental Trends in the Finnish Pulp and Paper Industry. Industry and Environmen 9(3):19 24.
  • Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. 1982. Environmental Guidelines for the Pulp and Paper Industry. Environmental Management Guidelines No. 4. Nairobi, Kenya.
  • United States Environmental Protection Agency. 1980. Development Documentation for Effluent Limitations Guidelines and Standards for the Pulp, Paper. and Paperboard and the Builder's Paper and Bgard Mill . Report No. EPA 440/1 80/025b¬Washington D.C.: General Printing Office.



Volver al Índice General