Historia de Europa/El renacimiento

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Saltar a: navegación, buscar

Introducción[editar]

De acuerdo a la interpretación tradicional, el Renacimiento, que empezó en Italia en el siglo xv para extenderse al resto de Europa, representa una vuelta al clasicismo de la antigüedad, el estudio de los conocimientos desarrollados por los Árabes, especialmente las matemáticas, la consideración de la importancia de vivir bien en el presente y no esperar solo a una vida futura, la explosión en la difusión del conocimiento que trajo el desarrollo de la imprenta y la creación de nuevas técnicas en la mayoría de las artes, lo que trajo un cambio radical en el estilo de vida de las gentes. Este periodo, de acuerdo a este punto de vista, representa a Europa saliendo de un periodo oscuro y entrando en una época de conocimiento, comercio y exploración. Para muchos fue el comienzo del mundo moderno

De todas formas, es importante reconocer que la mayor parte de las instituciones modernas tiene su base, no en el renacimiento, sino en la edad media, donde surgieron los estados modernos, los parlamentos, las limitaciones al poder del gobierno, las burocracias y la regulación de los bienes y servicios comerciales

Orígenes[editar]

En los momentos finales de la Peste Negra, que empezó a desaparecer a mediados del siglo XIV, la creencia en el poder e importancia de la Iglesia empezó a declinar. La gran cantidad de muertes que causó la plaga (se cree que entre 1347 y 1351 llegarían a morir 25 millones de personas) avisó de la necesidad de un cambio en el arte, en la educación y en la sociedad en general. La gran cantidad de muertes entre los trabajadores llevó a los supervivientes a demandar mayores salarios, produciéndose revueltas por esta causa en muchos países europeos, especialmente Alemania, Francia e Italia

Las causas del Renacimiento se pueden buscar en Italia desde los inicios del siglo XIV. En este país confluyeron muchos factores, como el sentimiento nacionalista, exacerbado por el recuerdo de la Roma Imperial, las cruzadas papales, y el auge del comercio. A lo largo de las universidades italianas, especialmente en las ciudades de Florencia, Génova, Roma, Nápoles y Milan , se volvió al estudio de la Grecia Clásica y de la literatura latina, a partir de los manuscritos que se conservaban de la época.

Con el examen de dichos escritos, se llegó a la conclusión que la cultura era esencial para tener una vida mejor y que la educación, especialmente el conocimiento de la historia, es necesaria para conocer el pasado, comprender el presente e incluso anticiparse al futuro. Los Italianos llamaron a la necesidad de un Renacimiento en la educación y cultura Europea, entendiendo por Renacimiento la necesidad de acabar con el modo de vida medieval para que así pudiera nacer un nuevo modo de vida.

Cambios en la sociedad y en la cultura[editar]

La casa[editar]

La plaga trajo mejores condiciones de trabajo para las mujeres pues, ante el grave descenso de población, se necesitaba de su trabajo. Sin embargo, la participación de la mujer en la vida pública dependía mucho de la región y de la clase social.

Los matrimonios solían ser hasta la muerte y la violencia doméstica era casi nula. Normalmente cuando una mujer quedaba viuda solía volver a casarse lo más pronto posible. Esto no tenía por que ser así en caso de ser un hombre el que se quedaba viudo, pues un hombre solo solía tener más recursos para sobrevivir y encontrar trabajo.

Las clases bajas[editar]

A principios del renacimiento, la línea que separaba la pobreza de la delincuencia era muy escasa. Las ciudades grandes solían tener varios problemas por bandas organizadas. La autoproclamada sociedad decente, trató a los elementos marginales de la sociedad con grandes sospechas y odio.

Las mujeres eran prominentes en las clases más bajas y muchas mujeres pobres encontraron en la prostitución la única salida. Una violación también hacía caer a una mujer en la prostitución, si es que esta era soltera y virgen, pues reducía enormemente la posibilidad de encontrar marido, además de atraer sobre la pobre víctima el repudio social

Los negocios[editar]

La guerra de los cien años provocó que la mayoría de los gobiernos pidieran grandes préstamos de dinero que después no fueron capaces de pagar de vuelta. Debido a esto, los mercaderes tomaban menos riesgos y no invertían en prestamos a la realeza. Todo esto trajo consigo un notable descenso del comercio

El nacimiento del humanismo[editar]

Durante este periodo, Italia fue el centro cultural de Europa. Los escritores fueron apoyados económicamente fueron subvencionados por las nobleza, en una práctica conocida como mecenazgo y, como resultado en los inicios del renacimiento, la literatura se desarrollo de la mano del renacer del clasicismo. Todo esto trajo consigo la aparición del humanismo, un movimiento intelectual que clamaba por el estudio de la historia y la literatura y por la identificación con la gloria del mundo antiguo. El humanismo igualmente defendía el aprendizaje de los clásicos y la participación activa de los individuos en los asuntos civiles

La escolástica humanista trajo el concepto de “volver a las fuentes”, intentando reconciliar la fe cristiana con el estudio de la época clásica. En suma, el concepto de humanismo cívico surgió, pidiendo la participación de los humanistas en el gobierno. Estos humanistas estaban inspirados por los escritos de los emperadores Romanos, y a finales del siglo XV casi todos los intelectuales dominaban a la perfección el latín, que volvió a considerarse la lengua culta

Alrededor de 1440, Johannes Gutemberg creó la imprenta de tipos móviles, permitiendo la impresión de libros en grandes cantidades y de forma rápida. Esto provocó una revolución en la comunicación, lo que ayudó enormemente a la expansión de las ideas renacentistas por Europa, al permitir, por primera vez en la historia, la impresión masiva de las ideas de los grandes pensadores.

La concepción renacentista de la vida y del papel del hombre en el mundo era mucho más seglar que antaño, pero no por ello antireligiosa. Ellos pensaban que para Dios el hombre era la cumbre de la creación y que el mayor don que Él había dado a la humanidad era el libre albedrío. Los escolásticos argumentaron que si Dios nos hizo a su imagen y semejanza, las habilidades y capacidades humanas eran por tanto divinas y debían ser usadas. Surgió el convencimiento de la total importancia y valor de la vida terrenal, en contraposición a la idea medieval de que la vida era solo algo transitorio y que lo importante es el más allá. Debido a esto los renacentista trataron de aprovechar al máximo la existencia, tratando de desarrollarse al máximo como individuos.

Humanismo italiano[editar]

Francesco Petrarca fue un escolástico italiano, poeta y uno de los primeros humanistas. En sus poemas, creó personajes humanos con una auténtica personalidad, en contra de los humanos estereotipados propios de la literatura medieval.

Giovani Boccacion escribió el Decamerón, una colección de historias cortas relatadas por una serie de personajes que se reúne en una villa huyendo de la peste negra. El libro esta claramente centrado en la vida de los personajes, en lugar de tratar temas religiosos, lo que queda relegado a un segundo plano, algo nuevo en la literatura de la época.

Pico della Mirandola fue un renacentista italiano y filosofo escolástico humanista que escribió la “Oración por la dignidad del hombre”, conocido también como el “Manifiesto Renacentista”. En este libro, se explica el ilimitado potencial del hombre y su libertad para ser lo que él quiera ser. Argumentó que el hombre debía usar sus habilidades, de origen divino, y no desaprovecharla. Finalmente explicó que las personas debían vivir con virtud y que la cualidad del ser humano es la capacidad de elegir su propio destino, usando para ello todas las habilidades de las que dispone

Resto de Europa[editar]

Sir Thomas More fue abogado, escritor y político inglés de profunda devoción católica. Escribió la novela “Utopía” en la cual los ideales del Humanismo Cristiano producen una sociedad ideal, sin crimen, pobreza ni guerras. La novela esta redactada como una conversación en la que se critica las costumbres y prácticas de la Europa de la época, en especial la pena de muerte.

Erasmo de Rotterdam fue un humanista y teólogo cristiano alemán. En el libro “Manual del Caballero Cristiano”, argumento que mediante la educación se podría transformar la sociedad, acercándola a los auténticos valores cristianos. El creía que la fe, el trabajo y la caridad eran la base del cristianismo y que las ceremonias religiosas eran actos superfluos. En otro libro “Elogio de la locura”, Erasmo habló de como las auténticas virtudes cristianas habían sido sustituidas en el mundo de la época por un sistema de valores basados en la opulencia, el poder, las riquezas y similares.

Arte[editar]

Los pintores del renacimiento tuvieron como temas principales las proporciones del cuerpo humano, la religión, la mitología, los retratos y los temas Greco Latinos de la época clásica. Solían emplear oleo sobre lienzo y empezaron a usar técnicas para representar las sombras y luces y a usar técnicas como el punto de fuga para representar la perspectiva.

La mayoría de los artistas del renacimiento vivieron del mecenazgo provisto por la nobleza.

Leonardo da Vinci[editar]

Leonardo Da Vinci (1452-1529), florentino, fue conocido por ser uno de los más grandes maestros del renacimiento, gracias a sus innovaciones tanto en el mundo del arte, como de la ciencia. Leonardo es considerado como el arquetipo del “Hombre del renacimiento” debido a sus interese en los más amplios campos del saber humano, como el arte, la ciencia, la música, la mecánica, la guerra, la política, la filosofía y cualquier otro saber considerado importante en la época. A estas personas se las consideran los auténticos “hombres del renacimiento”

Leonardo realizó un pequeño número de cuadros y pinturas, los más conocidos “La última Cena” y “La Gioconda” o “MonaLisa”. También realizó una gran cantidad de pequeños dibujos, centrándose en estudios anatómicos de humanos, como su famoso “Hombre de Vitruvio”, animales y plantas. También demostró aptitudes para la escultura y la arquitectura, aunque no llegó a culminar ningún proyecto en estos campos.

En ciencia, Leonardo consideró la importancia de realizar estudios y documentaciones con meticulosidad y cuidado. Realizó descubrimientos en anatomía, meteorología, geología, hidráulica y aerodinámica. Esto le llevó a idear muchos inventos, como submarinos, maquinas voladoras y maquinaria de combate aunque la mayoría de ellas no llegaron a hacerse realidad.

También hay que destacar que Leonardo realizó exhumaciones ilegales de cadáveres e incluso de fetos humanos, para realizar importantes y detallados estudios anatómicos, dibujando con todo detalle los órganos internos del ser humano

Michelangelo[editar]

Michelangelo (1475-1564) fue uno de los artistas más destacados del renacimiento, que trabajó bajo el mecenazgo de la familia Medici en Florencia. Su obra más importante es el David, en la que el rey bíblico aparece preparado para matar al gigante Goliath. Lo auténticamente importante de esta escultura es el total abandono del estilo medieval, para volver al clasicismo grecolatino.

Otras creaciones de Michelangelo son la Capilla Sixtina en el Váticano, con los momentos de la creación de Adan y las escenas del Juicio Final; el grupo escultórico de la Piedad, donde se representa a un Jesús muerto en manos de la Virgen o el Moises

Rafael[editar]

Otro gran pintor y arquitecto del renacimiento fue Rafael (1483-1520). Entre sus obras más importantes destacan “La escuela de Atenas” y “El triunfo de Galatea”

Maquiavelo (El príncipe)[editar]

El príncipe es un estudio sobre política realizado por el escritor florentino Nicolás Maquiavelo. En ella Maquiavelo da una serie de normas objetivas para tener éxito en la política, sin entrar en juicios morales o religioso sobre la conveniencia de determinadas decisiones. Es la primera vez que se muestra a la política como una ciencia objetiva alejada de cualquier moralidad.

Básicamente Maquiavelo nos dice que para que una persona llegue a tener éxito en la política debe tener en cuenta los siguientes principios:

  1. El poder es más importante que la moral o la ética
  2. Es mejor que los demás te teman a que te amen, pero sobre todo, evita que te odien
  3. Tus ayudantes deben ser fieles y leales, eligiendo principalmente a viejos y experimentados consejeros. Los jóvenes trataran de ambicionar y quitarte tu poder
  4. Debes de ser como el león y el zorro a la vez, fuerte y astuto
  5. Debes romper tratos y promesas cuando te beneficien y asume que el resto va a hacer lo mismo

Es uno de los mas importantes pensadores de todos los tiempos. nacido en florencia (1469), tomó parte activa en la vida política de Italia.

Diferencias Norte/Sur[editar]

Podemos distinguir entre dos renacimientos, cada uno con una serie de peculiaridades propias. El renacimiento Italiano, o renacimiento del Sur, y el renacimiento del Norte. El primero, el del sur, se centro principalmente en el arte, mientras que el del norte se baso en el humanismo cristiano y en la ciencia.

El renacimiento Italiano ocurrio en un época temprana, desde 1350 hasta 1550, mientras que el resto de Europa empezó después y no acabaría hasta 1650. El renacimiento del sur se centró en los ideales greco latinos, dando como resultado un movimiento mucho menos religioso.

En contrapartida, el renacimiento del norte, se centró mucho más en el humanismo cristiano, es decir, en la importancia de las virtudes de la humildad, la tolerancia y a seriedad de la vida en la tierra. Estos humanistas impulsaron una serie de reformas sociales basadas en los ideales de dicha religión.

Otra diferencia es el carácter más cultural del renacimiento del sur, que enfatizó las artes, mientras que el del norte se centró más en la ciencia y la tecnología. Esta diferencia se dio principalmente a causa de que la iglesia católica impidió o trabó el desarrollo de la ciencia. En el norte, debido al surgimiento del protestantismo, esta influencia apenas existió, con lo que se produjo un amplio crecimiento del número de universidades, mientras que en el sur florecieron las escuelas de arte.

Las nuevas monarquías[editar]

El renacimiento trajo un cambio en las monarquias, que empezaron a adquirir cada vez más poder, y a tener responsabilidad sobre el bienestar de toda la sociedad. En el rey se centralizó, todo el poder, controlando impuestos, ejercitos, algunos aspectos de la religión, las leyes y la judicatura.

Tanto la Iglesia como la nobleza trataron de impedir el desarrollo de estas nuevas monarquías, pues temían perder su poder en favor del poder real. Otro problema con el que se encontraron estos reyes para establecer su autorida fue el tema económico, pues necesitaban mucho dinero para mantener sus costes, amén de para poder convertir sus antiguos ejércitos, basados en mercenarios, en un poder militar permanente

Las nuevas clases burguesas se aliaron con estas nuevas monarquías. Se veían favorecidas por la eliminicación de los impuestos locales, y por la paz y estabilidad que traían unas monarquías poderosas, en contraposición de los antiguos señores feudales. Por otra parte a los reyes les favorecía apoyar a la burguesía, pues su principal negocio era el comercio, que podía ser cargado de impuesto en los intercambios a larga distancia

Francia[editar]

La dinastía Valois llegó al trono en 1358, después de que Felipe IV, el hermoso, muriese sin dejar herederos. Sus reyes más importantes fueron Carlos VII, que venció a los ingleses y Luis XI, que inició el absolutismo

Durante esta época prosigue la guerra de los cien años, en la que Ingleses y la casa de Valois luchan por el control de los territorios francos. Finalmente, Carlos VII el victorioso expulsa a los ingleses, con la ayuda de una adolescente conocida como Juana de Arco, que se ofreció a dirigir sus ejércitos. Después de la guerra Juana de Arco sería quemada acusada de brujería. Todo esto entre 1420 y 1460.

Luis XI, sucesor de Carlos VII estableció la base del sistema absolutista y consiguió expandir las fronteras de Francia, hasta dejarlas aproximadamente como están ahora, exceptuando los territorios de Bretaña y Lorena.

Inglaterra[editar]

La famila Tudor accede al trono después de la guerra de las Rosas, en la que los Tudor vencieron a la casa de Lancaster la disputa por el control del trono Inglés. Sus reyes más destacados fueron Enrique VII y Enrique VIII.

Enrique VII fue el primer miembro de la familia Tudor en reinar sobre Inglaterra. Centró todos sus esfuerzos en reforzar su posición en el trono, para lo cual recuperó impuestos antiguos y creó nuevas tasas, gravando sobre todo a la nobleza. Limitó el poder del parlamento y apoyó el comercio. De esta forma consiguió contener a la nobleza, a la vez que se ganaba el apoyo de la burguesía.

Enrique VIII fundó la Iglesia Anglicana. Llegó a tener hasta seis mujeres en un intento de tener un descendiente varón, para así afianzar la dinastía de los Tudor. Su deseo de divorciarse de la primera de ellas, Catalina de Aragón, inició una serie de conflictos diplomáticos con el Papa Clemente VII, en esos momentos una marioneta en manos de Carlos I de España, V de Alemania, lo que finalmente tuvo como consecuencia la excomunión de Enrique VIII, la unión de este al protestantismo y la autoproclamación de él mismo como líder de la Iglesia de Inglaterra, fundando así la Iglesia Anglicana en el llamado Acto de Supremacía.

España y el Sacro Imperio Romano[editar]

En 1492 se da por terminada la reconquista de la península ibérica, con la victoria en Granada. La boda entre la reina Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón, conocidos como los reyes católicos, une a los dos principales reinos peninsulares en uno solo, a los que se unirá el reino de Navarra, conquistado posteriormente por los reyes católicos.

Durante esta época, se expulsaron a los judíos y musulmanes no bautizados y se reforzó el poder de la inquisición, para acabar y perseguir con los últimos judíos. Este acto contó con el apoyo del papado.

Después de un breve reinado de la hija de los reyes, Juana la loca, casada con Felipe el Hermoso heredero del Sacro Imperio Romano. El hijo de ambos, Carlos I de España y V de Alemania, heredaría los territorios peninsulares, Austria, Bohemia y Alemania. Esto, unido a los territorios conseguidos con el descubrimiento y conquista de América convertiría a España en la primera potencia mundial.

Indicar que Carlos I, de la casa de los Austrias, fue el primero en utilizar el título de Rey de las Españas.

El Imperio Otomano[editar]

El imperio Otomano, o imperio Turco, conquista los restos del Imperio Bizantino, cambiando el nombre de la capital de Constantinopla a Estambul. Posteriormente iniciarían de la conquista del norte de África, entrando en conflicto con los reinos Europeos por el control del mediterráneo.

Las cortes reales[editar]

Los nuevos reyes introdujeron la corte para poder controlar mejor a la nobleza y a la iglesia, incrementando así su poder. La idea de las cortes reales consiste en que la nobleza y las altas jerarquías eclesiásticas vivan cerca del rey para poder este tenerlos vigilados. Por otra parte, esto también favorecía la comunicación entre el rey y la nobleza y entre los propios nobles.

Las cortes reales se caracterizaban por una vida de lujos. Continuos banquetes, fiestas, bailes, cacerías, juegos y demás actos sociales mantenían activa la corte y distraída a la nobleza. Igualmente la burguesía, atraída por estos lujos, imitaba en lo posible este tipo de vida.