Esquema de la Historia Universal/Tercera parte/Las nuevas repúblicas democráticas de América y Francia/Inconvenientes del sistema de Grandes Potencias

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Saltar a: navegación, buscar

Cuando Gibbon ,hace casi siglo y medio ,felicitaba al mundo de los hombres cultos y refinados porque ya hubiese pasado la Era de las grandes catástrofes políticas y sociales ,descuidaba ,sin duda ,una porción de indicios y señales que nosotros -con la sabiduría de los hechos consumados-podríamos haberle asegurado presagiaban sacudidas y convulsiones mucho mas graves que cuantas el previera .Ya dijimo como la lucha por la primacia de los príncipes del XVI y XVII vino a parar en la pugna más artera y complicada de los ministerios extranjeros ,idealizados con el disfraz de "Grandes Potencias" ,tales como trajo consigo el XVIII .El arte intrincado y petulante de la diplomacia se desenvolvió y afinó . Prusia ,Rusia y Austria cayeron sobre Polonia y se la repartieron .Francia malgastaba sus energías en recónditos planes contra España .

Inglaterra embrollaba los "designios" de Francia en América y adquiría el Canadá ,ganándole igualmente la mano a Francia en la India .
Así estaban las cosas cuando aconteció algo realmente sorprendente ,algo que significaba un verdadero bofetón a la diplomacia europea .Las colonias británicas en América negábanse en redondo a seguir tomando parte en en el juego de las "Grandes Potencias" .Objetaban que no tenían ni voz ni voto ,ni mayor interés ,en todos auqllos conflictos y tejemanejes de Europa y negábanse a soportar por más tiempo la carga tributaria que aquellas políticas extranjeras suponían ."Impuestos ,sin representación ,es tiranía" ;tal era la idea dominante .
Claro está que la decisión de separarse no brotó cabal y precisamente del espíritu de los americanos al comienzo de los disturbios .
En América,en el siglo XVIII ,lo mismo que en Inglaterra en el XVII ,había una buena volundad perfecta ,un deseo general de dejar los negocios del extranjero en manos del rey y sus ministros .Pero también había un deseo general ,igualmente intenso ,de no ser gravados con impuestos y fiscalizados en sus asuntos particulares ;deseos ,como se ve ,abiertamente incompatibles .El hombre que pertenece a una comunidad ,no puede desentenderse de la política mundial .y ,al propio tiempo ,gozar de libertad privada .
Pero esta cosa ,en apariencia tan sencilla ,nos ha costado innumberables generaciones para aprenderla .El primer impulso en la insurreción nortemericana fue ,pues ,simplmente ,un movimiento de protesta contra la imposición tributaria y la ingerencia administratica que ,fatalmente ,suponían aquella "política exterior" de Europa ,sin que entonces se diera nadie cuenta de lo que ,realmente ,extrañaba aquella súbita objeción .Sólo cuando la revolución estuvo consumada fue cuando los hombres de las colonias nortemericanas comprendieron que lo que habían repudiado era ,en realidad ,el sistema de las "Grandes Potencias". La doctrina en la que dicha repudiación fue expresada ,la tenemos en aquel dicho de Washington de "evitar alianzas comprometedoras" .Por un siglo entero ,las antiguas colonias de Gran Bretaña en Norteamérica ,libertadas e independientes bajo el nombre de Estados Unidos de América mantuviéronse completamente aparte de los sangrientos conflictos e intrigas de las cancillerias europeas .
Poco después (de 1810 a 1823) estas colonias independizadas pudieron extender su principio de separación y autonomía al resto del Continente ,poniendo todo el Nuevo Mundo a cubierto de los insaciables expansionistas del Viejo .Cuando al fin ,en 1917 ,se vieron obligados a ingresar de nuevo en la liza de la política inter-continental ,fue para traer a ella el nuevo espíritu y los nuevos ideales que su apartamiento les había permitido cultivar en medio de la confusión de las relaciones internacionales .Sin embargo ,no fueron ellos los primeros en mantenerse parate .Ya ,desde el Tratado de Westfalia (1648) ,los estados confedrados de Suiza ,en la fortaleza de sus montes ,habían sostenido su derecho a quedar al margen de toda clase de designios y manejos de reyes y emperadores .
Pero puesto que los pueblos de Norteamérica dispónense ahora a desempeñar un papel cada vez mas importante en nuestra historia ,convendrá consagrar un poco mas de atención de lo que hasta ahora hemos hecho a su evolución y desarrollo .Ya antes ,en el apartado 8 del capítulo precendente ,echamos una ojeada a su historia .Diremos pues ,ahora ,algo mas en detalle -aunque ,huelga decirlo ,también muy esquemáticamente -lo que aquellas colonias ,cuyo insurgimiento a tal punto desoncertara y sorprendiera al rey y ministros de la Gran Bretaña en su juego diplomático contra el resto de la humanidad .