Como nos llegó la Biblia/El Antiguo Testamento

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Saltar a: navegación, buscar

Introducción[editar]

  • Todos los textos del Antiguo Testamento, salvo unos pasajes breves, fueron escritos en el hebreo.
  • Los primeros textos fueron escritos alrededor de 1600 a.C., y los últimos alrededor de 590 a.C.
  • El Antiguo Testamento incluye textos de historia, poesía, y enseñanza espiritual.

Los escribas o copistas: aquellos encargados del cuidado de las escrituras y otros textos[editar]

En los siglos antes de Cristo, había judíos encargados de guardar, escribir y trasmitir los textos sagrados. A ellos se les llamaba escribas, copistas o Masoretas.

Los escribas fueron muy cuidadosos en su trabajo. Se copiaban los textos letra por letra, contando cada letra para ni perder ni agregar ninguna. En caso de equivocarse en una sola letra, se tenía que destruir completamente toda la copia y empezar de nuevo. Eso fue pesado porque podrían tardar semanas o meses en hacer una sola copia de la escritura. Hoy en día sabemos cuál es la escritura hebrea qué está hasta la mitad de la Biblia, y otros detalles como ese, por el trabajo de los escribas en contar cada letra de cada palabra.

Desde tiempos antiguos, algunos detalles se incluyeron en los textos escritos. Por ejemplo, unas pocas escrituras tienen letras mal formadas, o sea chiquitas, torcidas o con algún otro defecto, y los escribas tuvieron que copiar tales irregularidades tal cual. También en algunas partes aparecen puntitos extras arriba o debajo de una línea de texto, y los escribas conservaron cuidadosamente todo de la misma forma que en la copia anterior. También hay algunos casos de errores ortográficos de copistas muy antiguas, y no se corregían, sino que se preservaron fielmente y sin interferencia.

En resumen, los escribas fueron exageradamente cuidadosos en preservar la calidad de las copias de las Santas Escrituras sobre el paso de los años.

Los rollos, la forma física de los manuscritos[editar]

Los escribas escribían sobre rollos, no como son los libros modernos. Fueron pieles muy largas que se enrollaban sobre palos.

La escritura vs. otros escritos judíos[editar]

Los judíos tenían libros y escritos que respetaban como Santa Escritura, y otros escritos cuyo origen en cambio no se lo atribuían a Dios.

Estas Escrituras judías son las mismos que hasta hoy todos los cristianos usan como Antiguo Testamento. Los otros textos incluyen escritos de varias calidades y valores históricos. Se incluyen los ahora llamados “deuterocanónicos” igual que unos otros textos que hoy están poco conocidos. Aunque los judíos los leían y los usaban, es claro que hacían una distinción entre lo que eran Las Escrituras y lo que no la eran.

La Septuaginta, traducción del AT al griego[editar]

Según fue luego fue la historia de Israel, sugirió la necesidad por una traducción de sus Escrituras al griego. Un gran porcentaje de judíos habían salido de su tierra y ya estuvieron viviendo en tierras de habla griega, adoptando cada vez más la cultura local, y luego dejando aun de hablar el hebreo. Ellos ya no entendían sus Escrituras originales y necesitaron una traducción a su idioma actual, el griego.

Un concilio de judíos se puso a trabajar y produjo una traducción completa de su Biblia (El Antiguo Testamento) que se llamó La Septuaginta, que quiere decir “Los Setenta”, ya que supuestamente fueron setenta traductores que laboraron en la obra.

La Septuaginta, que comúnmente se escribe LXX, era la Biblia para la iglesia cristiana primitiva, y la versión citada en el Nuevo Testamento.

Cómo surgió el canon del Antiguo Testamento[editar]

Los libros aceptados como Santa Escritura son, uno por uno, los mismos que los judíos y los cristianos aceptan hoy como la Biblia hebrea o el Antiguo Testamento. Cuando empezó el movimiento cristiano, los judíos proclamaron como respuesta la lista definitiva y exclusiva de libros inspirados, condenando todos que quisieran agregar o quitar de tal lista (como los cristianos, que ya estaban reconociendo unas nuevas Escrituras del Nuevo Testamento). La lista que proclamaron era lo mismo que habían estado usando por siglos en la práctica, sólo la hicieron ya oficial.

Para ratificar la lista sí hubo libros controversiales, por ejemplo Ester, que no menciona a Dios; Proverbios, que tenía supuestas contradicciones; y Eclesiastés, que ellos pensaban tener ideas no espirituales. Pero al fin, todos se incluyeron según la misma tradición antigua que se preserva igual hoy entre judíos y cristianos por igual.

Resumen[editar]

  • Los escribas, (Masoretas), fueron muy cuidadosos en guardar en buenas condiciones las copias de los textos del Antiguo Testamento, y por resultado hoy podemos confiar en la calidad de los textos que tenemos, que son o iguales o muy parecidos de las copias de los mismos textos, más antiguos.
  • Escribían sobre rollos de piel.
  • Existían otras obras literarias antiguas de los judíos, varios de los cuales todavía existen.
  • Los judíos veían claramente a unos escritos como Escritura, y a otros, no.
  • La Septuaginta, LXX, fue una traducción de la Biblia hebrea al griego, y fue la versión del AT usado en el NT y por la iglesia.
  • No hubo controversia fuerte al decidir cuales libros incluir en el canon del Antiguo Testamento, y los judíos y los cristianos estuvieron de acuerdo.
  • No es difícil confiar en la calidad y selección de los libros del AT.