Billar/Técnica/Efectos en la tacada

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Saltar a: navegación, buscar

Los efectos en la tacada

Son las diferentes rotaciones que se imprimen a una bola mediante el golpe del taco con el objeto de orientar su trayectoria.

Los efectos se clasifican en horizontales y verticales, de acuerdo con el hemisferio y con la zona de la bola en las que el casquillo del taco hace contacto:

Efectos horizontales

Corresponden a los logrados al impactar cualquier zona del hemisferio derecho o izquierdo de la bola y son los siguientes:

Efecto cero

Se logra cuando el casquillo golpea la bola sobre cualquier punto de la línea central perpendicular a la pizarra.

Efecto uno

Se obtiene golpeando en cualquier punto a la izquierda o a la derecha del efecto cero, alejándolo medio casquillo.

Efecto dos

Se logra golpeando la bola en cualquier punto a la izquierda o a la derecha del efecto cero, alejándolo un casquillo.

Efecto tres

Se logra al golpear la bola en cualquier punto, a la izquierda o la derecha, del efecto cero, alejándolo casquillo y medio.

Efecto cuatro

Es la máxima rotación que se le puede aplicar a la bola. Se consigue impactándola en cualquier punto, a la izquierda o a la derecha del efecto cero, alejándolo dos casquillos.

La función de los efectos es cambiar la trayectoria de la bola tacadora después de su impacto sobre una banda o sobre la segunda bola; de esta forma se tienen las siguientes posibilidades: tacada sin efecto; tacada con efecto natural o favorable; tacada con efecto contrario o desfavorable.

Para hacer una correcta evaluación de las rotaciones o efectos de la bola, se debe ubicar una bola en el centro de la mesa.

Luego hay que realizar ejecuciones en dirección al diamante más cercano para evaluar la cantidad de efecto o rotación que se le aplico a la bola, si ésta rebota a la misma posición de salida es porque esta tenía el efecto cero. Por cada efecto que se le aplique a la bola debe desplazarse medio diamante hacia la derecha o izquierda dependiendo el efecto que se le imprima.

Efectos verticales

Se logran impactando la bola en cualquier zona de los hemisferios superior o inferior de la bola tacadora. Existen dos tipos de efectos verticales:

Los corridos

Se obtienen al golpear la bola en cualquier punto de su hemisferio superior, con este efecto se logra que la bola continúe su recorrido natural hacia adelante, luego del impacto con la segunda bola.

La forma correcta de ejecutar un corrido es realizar un puente alto, con anilla o sin ella, apuntar sobre la zona más alta de la bola e impactarla mediante una tacada avanzada. Si se requiere imprimir gran velocidad, la tacada debe ser avanzada y alargada.

Los retrocesos

Son las rotaciones obtenidas al golpear la bola en cualquier punto del hemisferio inferior. Cuando la bola tacadora impacta la segunda bola, la primera describe un recorrido contrario al de la segunda. Cuando se realizan golpes con avanzadas considerablemente largas se obtienen retrocesos de excelente calidad, gran velocidad y recorrido.

Combinación de efectos

Generalmente durante la práctica deportiva del billar se utiliza la combinación de efectos tanto horizontales como verticales, estos efectos son necesarios para poder concretar un punto, meter una bola y acomodar la tacadora en una posición favorable para la siguiente jugada.

También se usan combinaciones como estrategia defensiva en el caso de esconder la bola tacadora. La bola se esconde, luego de una jugada complicada de lograr, para dificultarle al adversario la ejecución de una jugada favorable.

El dominio de la combinación de estos efectos permite un excelente rendimiento deportivo.